Las pasiones de María Piedad Mercado

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

La diseñadora barranquillera desde niña soñó con tener su propia marca. Perseveró y hoy no solo cuenta con una gran empresa, sino que MPM tiene varias líneas que cubre todas las necesidades de la mujer actual.

Foto: Cortesía MPM

Cuando niña a María Piedad le decían en su casa que estaba un poco loca porque era la hermana diferente. Mientras toda su familia se orientaba en temas más académicos o “más serios”, ella se dedicaba a dibujar y a diseñar ropa de muñecas. Vivía en su propio mundo imaginario y soñaba con ser diseñadora y tener su marca. “Yo realmente estaba obsesionada porque me la pasaba dibujando todo el tiempo. Me inventaba personajes que eran súper modelos y les dibujaba looks diferentes. Me acuerdo que una se llamaba Kiara. También les diseñaba ropa a las muñecas y se las vendía a mis amigas o se las cambiaba por otros juguetes”, dice con un poco de pudor.

Foto: Cortesía MPM

María Piedad nació en Palmar de Varela, una pequeña población del Atlántico, pero a los 4 años sus padres se fueron a vivir a Barranquilla y allí creció, estudió y es donde ha pasado la mayor parte de su vida. Sin embargo, no olvida su lugar de nacimiento. “Siempre íbamos a la casa de mi abuela y me encantaba porque era como una casa finca con un patio enorme; me acuerdo que yo jugaba todo el tiempo ahí”. También le gustaba mucho coger la ropa de sus tías y rediseñarla, así que tiene muy buenos recuerdos de aquel lugar.

El diseño ha sido su gran pasión, hasta el punto de que en la adolescencia hacía catálogos dibujados por ella y organizaba desfiles con sus amigas. También tenía una marca imaginaria que se llamaba Mimo. “Siento mucha emoción cuando diseño. Es realmente un placer, es algo muy fuerte. Casi no lo puedo describir”. Gracias a su perseverancia y a esta pasión entró a estudiar Diseño de moda, a pesar de la oposición de su familia. “Pensaban que no iba a poder vivir de eso y la verdad fue muy duro porque no creían en que yo pudiera hacer algo con esa carrera”, cuenta.

Foto: Cortesía MPM

Al graduarse, y con la claridad en mente de que lo que quería era tener su propia marca, empezó a trabajar en su casa. Diseñaba y cortaba ella misma y tenía una costurera que le hacía las prendas. Poco a poco su empresa fue creciendo y hoy MPM cuenta con más de 30 trabajadores y tiendas propias en Barranquilla y Cartagena. “Es un sueño cumplido, pero es un reto grande. Una gran responsabilidad saber que tanta gente depende de ti”, dice. María Piedad hoy trabaja con sus dos hermanas, quienes le ayudan en la gerencia y administración de la empresa.

La barranquillera sabe que todavía tiene mucho por recorrer porque sus sueños no acaban ahí. Tiene muchos planes de expansión y seguramente su empresa crecerá mucho más y llegará más lejos porque está enfocada en cumplir sus objetivos. Es un verdadero ejemplo: no solo es muy talentosa como creadora, sino que es una gran empresaria. Tiene claro para donde va.

En sus ratos libres hace deporte, corre o practica boxeo. Le gusta mucho tomar vino con sus amigos, la comida árabe e italiana son sus favoritas y no pierde oportunidad de salir a bailar. Es una mujer muy alegre y con un gran sentido del humor. Hoy, su marca MPM hace parte de nuestro equipo FROW.

Fotos: Cortesía MPM

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Bitnami