Colombia en primavera

Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Arranca una de las temporadas de la moda más importantes y con ella una cantidad de tendencias que van desde revivir los años 80 hasta entender que la moda actual sin narrativas sostenibles no es viable.

Cada temporada de moda buscamos entender las tendencias y ver cuáles se adaptan más al mercado nacional. No es que no seamos globales o no queramos serlo, pero es un hecho que lo local cada vez cobra más fuerza, incluso, en los mandatos de estas mismas propuestas que buscan imponer ciertos criterios que pretenden ser universales.

Pues bien, dentro de lo que dicta la primavera-verano 2020 está el hecho de tener que entender los movimientos locales de cada país. Colombia, por ejemplo, habla del famoso tropical chic, pero no es lo único que pasa en el país en lo que tiene que ver con temas de identidad. Hay mucho más.

Daniella Batlle

El 2020 llega con un importante rescate de lo artesanal, donde los procesos manuales y la elaboración de cada producto con más tiempo y menos masivo, es clave. El país cuenta con una gran tradición artesanal que a veces no valoramos lo suficiente porque pensamos que es algo común, pero realmente la artesanía y todo lo que se logra hacer con los oficios ancestrales es muy valorado en otras latitudes. La moda está entendiendo que el fast fashion ha sido parte de la causa de que la moda sea una de las industrias más contaminantes, sin contar con toda la parte social, y tal vez por eso es que se entiende que hay que regresar a los orígenes. Los procesos manuales son parte de esto.

Daila Filigrana
Danielle Lafaurie

De esta manera, los productos que recurren a sus raíces, los artículos con intervenciones manuales, las prendas donde se nota que hay una narrativa diferente que se sale de la producción en serie y de los procesos automatizados, cobran mucho valor para la moda y se convierten en objetos de deseo para los más fashionistas.

Xzae

Lo retro en todo su esplendor

La nostalgia por otras épocas es una de las contantes de esta temporada que busca rescatar momentos de la moda que fueron trascendentales en el Siglo XX. Es así como la década de los 80 tiene un espacio importante en las tendencias primavera-verano 2020, gracias a una de sus aristas más interesantes como fue la entrada con fuerza de la mujer al mundo laboral. Fue la década en que la mujer empezó a ocupar cargos importantes, históricamente masculinos, y por eso terminó buscando parecerse en sus atuendos a ellos. “Vestidas para el éxito” fue una de las banderas donde los trajes de dos piezas, los hombros altos (símbolo de empoderamiento) y algunas piezas llegadas del mundo masculino, se convirtieron en su uniforme.

Erin St
Andrea Castro

El tema masculino-femenino va más allá de cualquier tendencia pequeña y se convierte en todo un estilo de vida. Ya en este blog hablamos del famoso genderless donde ya no existe un género determinado para vestir, sino que la ropa se hace para cualquier individuo. No importa si es hombre o mujer.

Cubel

Los años 90 también son muy recordados esta temporada, con su espíritu minimalista y sus formas arquitectónicas. Materiales sofisticados, siluetas simples, acabados tecnológicos y con algo de dramatismos se cuelan en este 2020 de una manera bien oportuna.

Faride Ramos

Otra época que tiene mucha acogida en este inicio del 2020 es la de los años 70 cuando el hipismo estaba instaurado en la sociedad y algunas de sus siluetas más icónicas se convirtieron en elementos de moda que hablaban de rebeldía. Es así como los pantalones con botas anchas (aunque no llegan a hacer bota campana), los estampados de tie dye (que vienen desde la temporada pasada), la mezcla del espíritu bohemio de algunas propuestas, hacen de las suyas y prometen regresar con fuerza esta temporada.

Bendita Seas

El slow fashion

Sin duda el nuevo consumidor está buscando que la moda sea más consciente, en todo sentido, con el planeta y con la sociedad. Por eso, esta época no solo implica buscar procesos sostenibles a la hora de producir, sino conocer a fondo la trazabilidad de cada prenda o accesorio y entender que los procesos de elaboración, el comercio justo y las condiciones de trabajo de la gente que lo hace son muy importantes en la decisión de compra.

Little Ramonas

Ya no se quiere solamente que la moda sea sostenible, sino también que sea ética. Que respete a quien lo hace y que los pagos sean justos. Que tengan procesos de elaboración más lentos para no producir todo en serie. El slow fashion es la nueva tendencia, que se está convirtiendo en una filosofía de vida, y es muy importante entender que no todo se debe fabricar rápido y en masa, sino que existen prendas que, por su diseño, materiales, procesos de elaboración y técnicas empleadas, tienen un significado más emocional y esto hacer parte de su valor.

Juan Pablo Martínez
Compártelo en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Pin on Pinterest
Pinterest
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Bitnami